En Medio de la Crisis Sanitaria, el comercio electrónico toma mayor relevancia para los negocios.
marzo 23, 2020
¿De qué manera los expertos en salud pública medían y controlaban la pandemia que ocurrió hace casi 20 años atrás?
abril 6, 2020

Oportunidades en Medio de la Crisis

Tiempo de lectura 2 min

 
china
Imagen: Denny Ryanto

 
En medio de la crisis sanitaria, la inteligencia artificial (IA) está contribuyendo enormemente, no solo a contener la propagación del Coronavirus, sino también a nivel socioeconómico. Mediante la IA y el machine learning (ML) ayudan a monitorear a la población y brindan asesoramiento en cuanto a los riesgos de infección.
En China, donde inicialmente surgió el brote, el gobierno ha destinado gran parte de sus esfuerzos y colaboradores, expertos en IA, para desarrollar sistemas sofisticados ubicados en lugares estratégicos de mayor confluencia para detectar aquellos ciudadanos que estén potencialmente enfermos.
Estos sistemas tienen la capacidad de examinar a cientos de personas a distancia y en cuestión de minutos identificar aquella que presente fiebre para así intervenir lo más pronto posible y contener la propagación al resto de ciudadanos.
Tanto en China como en otros países están desarrollando aplicaciones para teléfonos móvil con el fin de controlar la salud de sus habitantes y rastrear la posición geográfica de la propagación del virus. Dentro de las principales funciones de las aplicaciones son: predecir aquellas comunidades más susceptibles a los impactos negativos, enviar información del parte médico en tiempo real a los pacientes infectados y notificar a la población sobre puntos críticos de infección.
Adicionalmente, según Georgios Petropoulos, autor del artículo Artificial intelligence in the fight against COVID-19, especificó que esta tecnología puede ser aplicada para producir tomografías computarizadas altamente precisas y oportunas para la detección de neumonía inducida por virus, optimización de ensayos clínicos de medicamentos y posibles vacunas y desarrollo de sistemas robóticos para desinfectar áreas infectadas; y sistemas en línea para el examen médico de personas.
Sin embargo, los desafíos al aplicar la IA en países occidentales podrían quebrantar la ley. Las restricciones de privacidad y protección de datos de usuarios en La Unión Europea, por ejemplo, implementa el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) en la cual se reconoce y respeta la información provista de usuarios, convirtiendo la privacidad individual como un derecho humano. Lo que significa que los datos recopilados no son personalmente identificable.
Mientras que en los países asiáticos, principalmente China, los usuarios son observados y monitoreados desde cualquier dispositivo sobre sus movimientos, actividad en redes sociales, conversaciones telefónicas, ubicación geográfica en tiempo real y contacto directo con su círculo más cercano. El gobierno chino tiene acceso absoluto a esta información que lo utiliza para varios fines, dentro de las cuales es evitar la propagación del virus.
En conclusión, ante esta amenaza que, basados en la historia de la humanidad, es inminente que se repita, los siguientes gobernadores deberán analizar cuidadosamente las estrategias que se deben implementar a la hora de contener la propagación de un nuevo brote y las implicaciones de utilizar la inteligencia artificial que a día de hoy han mostrado resultados favorables.
Sin embargo, también se debe conocer el límite de obtener y manejar información personal de usuarios porque ésta permite acceder al control total del comportamiento de las personas.

 
El artículo fue escrito tomando de referencia las siguientes fuentes:

Comments are closed.

×

Hola!

Haz clic en uno de nuestros representantes para comunicarte por WhatsApp.

×