¿Cómo la Inteligencia Artificial contribuye a detener la propagación del COVID 19?
marzo 27, 2020
Botón de Pagos ¿Qué es y dónde puedo adquirirlo para mi negocio?
abril 13, 2020

¿De qué manera los expertos en salud pública medían y controlaban la pandemia que ocurrió hace casi 20 años atrás?

Tiempo de lectura 1 min

 

 
En el año 2003, se confirmó el nuevo brote llamado síndrome respiratorio agudo severo conocido como SARS por sus siglas en inglés, que apareció a finales del 2002 en el sureste de China. La mortalidad fue baja con 774 decesos, sin embargo, en aquella época no se manejaba un alto volumen de datos en tiempo real como actualmente.
Las plataformas digitales en ese año como LinkedIn, Hi5 y Myspace acababan de ser lanzados y que por tanto no eran conocidas en ese momento por lo que los expertos en salud solo podían acceder a la información a través de los informes de los medios de comunicación y reportes clínicos.
Ante esta necesidad, se crearon algunas herramientas tecnológicas para contrarrestar la propagación del virus como por ejemplo Healthcarelink que desarrolló un programa de monitoreo que decía detectar el SARS antes de que aparezcan los síntomas. Los pacientes debían tomarse la temperatura todos días y reportarlo vía telefónica, fax o correo. Su punto débil fue que se debía incentivar a las personas que realicen este proceso voluntariamente. Este programa dejó de estar activo.

 

La Tecnología en la Actualidad Durante la Pandemia del Coronavirus

Hoy en día existen miles de millones de usuarios que navegan por el internet cada día generando datos en su historial. Las organizaciones de salud trabajan en conjunto enfocados a comprender el comportamiento de la enfermedad, predecir nuevos brotes y proporcionar nuevas fuentes de datos para impulsar la investigación de curas.
BlueDot una compañía de vigilancia de la salud que recopila datos mediante plataformas en línea, la cual realiza predicciones sobre dónde pueden aparecer las enfermedades debido a los vuelos de las aerolíneas y de mayor tráfico.
El 9 de enero, la Organización Mundial de la Salud notificó al público sobre un brote similar a la gripe en Wuhan, China, ahora conocido como COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. habían corrido la voz unos días antes, el 6 de enero. Sin embargo, BlueDot alertó sobre el brote el 31 de diciembre del año pasado.
Adicionalmente, existen iniciativas para prevenir nuevas enfermedad como es el caso del Proyecto Global Virome (GVP) que busca desarrollar una base de datos genética y ecológica de la gran mayoría de los virus en poblaciones animales que tienen el potencial de infectar a los humanos. Su objetivo es desarrollar medidas preventivas, incluidas nuevas vacunas y medicamentos, antes de que ocurra el próximo brote.
Ante este escenario, los avances tecnológicos se están desarrollando con mayor rapidez con miras a un evento semejante al que estamos viviendo, sin embargo, su aplicación será diferente y con ello las redes sociales jugarán un rol importante.

 
El artículo fue escrito tomando de referencia las siguientes fuentes:

Comments are closed.

×

Hola!

Haz clic en uno de nuestros representantes para comunicarte por WhatsApp.

×